Algunas creencias populares respecto al tema de  primeros auxilios pueden no ser efectivas y en algunas ocasiones pueden provocar daños mayores. La mayoría no tienen base científica.  Te dejamos unas recomendaciones de acuerdo a nuestra experiencia.

  • Golpear la espalda cuando alguien sufre atragantamiento

Esta  práctica se realiza de manera instintiva. Sin embargo, aunque sea bien intencionada puede ser equivocada ya que puede provocar obstrucción en las vías respiratorias.

Lo correcto es practicar la maniobra de Heimlich, que consiste en colocarse detrás del afectado y rodearlo con los brazos para hacer una compresión por debajo de la boca del estómago. De esta manera y con un entrenamiento adecuado, se impulsa de forma brusca el aire hacia arriba, y así se facilita la expulsión del cuerpo extraño.

  • Echar la cabeza hacia atrás cuando se tiene hemorragia nasal

Si se hace esto la sangre se dirige a la parte posterior de la nariz y va hacia la garganta y la boca, en lugar de salir por las fosas nasales.

Lo que se bebe hacer para detener la hemorragia es inclinar la cabeza hacia delante presionando la parte lateral de la nariz que sangra, donde termina el hueso y empieza la zona carnosa. La presión debe ser firme y continua.

  • Poner un trozo de carne sobre una contusión

Es una práctica común colocar un trozo de carne sobre cualquier tipo de contusión. El beneficio se produce solo por el frío y se adapta mejor a la zona afectada. Pero es más higiénico y económico colocar hielo.

  • Para las quemaduras aplicar pasta dental, mantequilla o clara de huevo

Una costumbre usual es aplicar pasta dental en la zona afectada. Posiblemente por el efecto refrescante de la pasta dental, pero se trata de una mejoría falsa ya que la pasta de dientes es abrasiva y agrava la lesión. La mantequilla puede ensuciar la herida. La clara de huevo puede quedar pegada a la piel y dificultar la limpieza.

Lo adecuado en una quemadura de primer grado es refrescar la lesión con agua a temperatura ambiente durante varios minutos (nunca aplicar hielo).

  • Intentar colocar la articulación cuando hay dislocación

En el momento en el que una persona sufre una dislocación la costumbre es dar masaje y tratar de colocar regresar la articulación en su lugar. Esto puede provocar daños, dolor severo o una lesión permanente.

Lo apropiado es inmovilizar el miembro en la posición en la que se encontró sin manipularlo con un cabestrillo o férula, el objetivo es que el miembro se mueva lo menos posible en lo que llega la ayuda y le den el tratamiento adecuado.

Si deseas aprender la manera correcta para aplicar Primeros Auxilios ingresa aquí: https://red.life/curso-red-life/

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *